24 de noviembre de 2010

Aprender a decir las cosas

               No sé si os pasa  a vosotros, pero a mí me ocurre que en ocasiones no sé como decir las cosas.
Os cuento: A veces estoy deseando ver o decirle algo a una persona y cuando esa persona esta delante de mí, digo y hago lo contrario de lo que había pensado. ¿No os ha pasado?
También es cierto, que en muchas ocasiones, la otra persona no colabora mucho para que yo diga o haga lo que quiero hacer o decir, pero la que se queda mal luego soy yo.
Piensas: -!No debería haber dicho eso!- 
-¿Porque he actuado así?-
Vamos, que te quedas hecha polvo y todo por una mala interpretación/comunicación.

             Lo que si he observado es que eso me pasa mucho con las personas que son algo prepotentes, me explico, son personas que van por el mundo pisando fuerte y no se paran a pensar si tú estás bien o estás mal. Esas personas actúan según sus deseos y a lo hecho pecho. Así es difícil hacerles entender que te pasa y que es lo que tú necesitas, a pesar de que yo intento ponerme en su lugar, e intento comprender cual es su estado.
Bueno, a veces no, porque estoy tan cabreada que mi cabeza no me deja colocar las cosas en su sitio.

             Me gustaría encontrar una formula para que eso no me afectara, así que si conocéis alguna pues pasármela para empezar aplicarla y ver si da resultado.

             Gracias por escucharme, ha sido un placer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario