30 de noviembre de 2010

CARTA A UNA DESCONOCIDA



Querida desconocida:

Quisiera decirte tantas cosas y a la vez tengo pudor de decirtelas, porque no sé si mis palabras te van a llegar correctamente y a tiempo.

En mi mente hay siempre una pregunta, que viene y se va, y que me cuesta verbalizar, porque temo la respuesta. Así que he decidido hacértela hoy, porque me he levantado con el valor suficiente para hacerlo.

¿Me puedes decir por qué estás enfadada conmigo? Llevo años sintiendo ese enfado, ese rechazo y todavía no sé exactamente porque estas enfadada. Y no es un reproche. Intento, todos los días, que me permitas entrar en tu vida y siento de nuevo la desconfianza, el recelo, el miedo. Y me entristezco por no saber como hacerte entender que siempre voy a estar aquí, que me puedo confundir, que cometo errores, que no soy perfecta, pero soy lo que soy y es lo que hay.

Intento, querida desconocida, amarte y aceptarte en la distancia, como creo que tú eres, porque en realidad no logro saber, exactamente, como eres y te imagino en esa distancia y te visto y te peino y te sirvo la comida, poniendo la mesa con el mejor mantel, el mejor cubierto y la mejor copa de cristal llena de buen vino. Después recojo todo de nuevo, me siento y espero. Y me siento libre, tranquila, serena, con confianza en el futuro. En tu futuro y en el mio, porque sé que hay futuro. Un futuro basado en la confianza mutua, sin reproches, con cariño, sabiendo respetar los espacios, valorando los momentos,  con responsabilidad cierta, haciendo lo que hay que hacer para no perjudicar al otro y viceversa. En una palabra, un viaje de ida y vuelta con estaciones en el camino, pero con un destino seguro y cierto.

Querida desconocida, espero que te llegue mi carta y que cuando la leas, comprendas lo que intento decirte en ella. Yo por mi parte estoy dispuesta a seguir buscándote, estés donde estés y procuraré conseguir estar cerca para cuando me necesites.

Recibe un beso muy fuerte. 


Pd: Si quieres puedes escribirme al apartado de correos"No estamos solos". Gracias
       Es que creo que me voy a ir a la playa unos días.





29 de noviembre de 2010

Las rosquillas de la tía Dolores

ROSQUILLAS DE LA TÍA DOLORES



1 Taza de aguardiente
1 Taza de zumo de naranja
1 Taza de vino blanco
2 Tazas de aceite frito (No muy sucio) frío
2 Taza de azúcar
3 Huevos
2 Gaseosas (Se refiere a unos sobres que contenía unos polvos con los que se hacia gaseosa. Se puede sustituir por 1 sobre de levadura Royal)
Raspadura de un limón
Harina la que admita la mezcla.



Se baten los huevos enteros con el azúcar, una vez bien batidos, se le va añadiendo lo demás.
Lo último la harina, después comprobamos que la masa este bien atada, hacemos rosquillas y las freímos en aceite limpio.

26 de noviembre de 2010

A LAS DIEZ EN CASA

Ayer por la tarde teníamos intención de ir a ver La Ratonera en el Teatro Victoria, porque actuaba una amiga de mi hija Virginia, Flavia Scarpa, pero por circunstancias que no vienen a cuento, Flavia no pudo actuar esa tarde así que decidimos esperar para poder verla otro día.
Total que como ya estábamos en el centro dimos una vuelta para ver que se cocía por ahí y entramos en una librería, ya conocida por mí, LA BUENA VIDA, en la calle Vergara, 10., donde a parte de sentarte a leer un rato y poderte tomar un té con pastas, o un buen vino, se organizan distintos eventos y ayer había la presentación de un libro. "A LAS DIEZ EN CASA" de Javier Postigo. Tengo que decir que tanto la presentación que efectuaron entre miembros de su familia y amigos, me resulto tan entrañable y llena de coincidencias en lo que iban contando, que no tuve más remedio que comprar el libro. Al acabar el evento me acerque al escritor para que me lo firmara y le confesé que yo también estoy en ese proceso de volver al lugar de donde procedo y recuperar la memoria de ese tiempo, no perdido, si no un tanto borroso y en algo imaginado.
Os aconsejo su lectura por la sencillez en sus exposiciones y su busca de si mismo.
No tiene muchas páginas, pero desde los agradecimientos del autor, hasta llegar a el epílogo en la página 157, merece la pena ese recorrido.
Javier Postigo habla de su calle Miguel Imaz 1, como la vuelta al vientre materno y yo estoy engendrando mi húmilde novela, medio biográfica, medio fantasía partiendo de la Calle Corcega 617 de Barcelona.
Gracias Javier Postigo por este libro, para mí ha sido un descubrimiento que alguien ha debido poner en mi camino. Gracias y mucha suerte.

25 de noviembre de 2010

UN PLATO FÁCIL Y RICO PARA EL FIN DE SEMANA

PATATAS:


                                       Patatas a la Valenciana   

Patatas  (Cantidad, según comensales)
2 Huevos (solo las claras)
Harina
Aceite de oliva virgen
1 cebolla mediana
1 diente de ajo
10 almendras 
1 Vaso de vino      

Después de mondar las patatas, se parten en rodajas de 1/2 cmts. de grosor, se espolvorean con sal.
Se baten las claras de huevo. Las rodajas, así en crudo, se rebozan en harina y luego se pasan por las claras y de esta manera se fríen y se van colocando en una besuguera. (Bandeja que pueda ir al horno).
En el aceite que quede, se fríe la cebolla, muy picadita. (Poco frita) También le echamos una cucharada de harina cuando la cebolla este casi y un vaso de agua. Todo eso se lo echamos a las patatas por encima.
A parte machacamos un diente de ajo, las 10 almendras y una ramita de perejil, todo eso se deslía con un vaso de vino blanco y se le añade también a las patatas.
Metemos las patatas al horno durante 3/4 de hora.

24 de noviembre de 2010

Aprender a decir las cosas

               No sé si os pasa  a vosotros, pero a mí me ocurre que en ocasiones no sé como decir las cosas.
Os cuento: A veces estoy deseando ver o decirle algo a una persona y cuando esa persona esta delante de mí, digo y hago lo contrario de lo que había pensado. ¿No os ha pasado?
También es cierto, que en muchas ocasiones, la otra persona no colabora mucho para que yo diga o haga lo que quiero hacer o decir, pero la que se queda mal luego soy yo.
Piensas: -!No debería haber dicho eso!- 
-¿Porque he actuado así?-
Vamos, que te quedas hecha polvo y todo por una mala interpretación/comunicación.

             Lo que si he observado es que eso me pasa mucho con las personas que son algo prepotentes, me explico, son personas que van por el mundo pisando fuerte y no se paran a pensar si tú estás bien o estás mal. Esas personas actúan según sus deseos y a lo hecho pecho. Así es difícil hacerles entender que te pasa y que es lo que tú necesitas, a pesar de que yo intento ponerme en su lugar, e intento comprender cual es su estado.
Bueno, a veces no, porque estoy tan cabreada que mi cabeza no me deja colocar las cosas en su sitio.

             Me gustaría encontrar una formula para que eso no me afectara, así que si conocéis alguna pues pasármela para empezar aplicarla y ver si da resultado.

             Gracias por escucharme, ha sido un placer.

22 de noviembre de 2010

22 DE NOVIEMBRE 1963


         Aquel 22 de noviembre de 1963 tenía yo 11 años y vi horrorizada, en vivo y en directo, a través del televisor de falsos colores, la muerte del Presidente Kennedy.
         Kennedy era todo un mito para la juventud de aquel entonces, pertenecía a esa generación de jóvenes con buenas intenciones. Por lo menos eso parecía a ojos de la opinión pública mundial. Luego la historia, los periodistas, los eruditos e investigadores han ido poniendo al personaje, que como es lógico no se puede defender, en su sitio.
         Nadie debería morir  nunca así, nadie debería levantar un arma contra nadie. Matar sin avisar, ni siquiera a la muerte, no es elegante. Yo creo que hasta La Parca se siente frustrada ante semejante barbaridad.
        Matar a otro, sea de la manera que sea o por el motivo que sea, es antinatural.
Venimos al mundo a vivir, a aprender, a crear y luego a morir para dar paso a más vida.
       Quien trunca una vida así, debe estar loco o tener tanto odio dentro de sí, que no se da cuenta que el mismo ya está muerto.
        Descansen en paz todos los que fueron muertos sin pedirles permiso.
       

19 de noviembre de 2010

El postre prometido

EL POSTRE


                                             BIZCOCHO DE MI HERMANA AMALIA



3 HUEVOS
200 GRS DE HARINA
150 GRS DE AZUCAR
100 GRS DE MANTEQUILLA
EL ZUMO DE TRES NARANJAS (Si tienen poco zumo, puedes poner cuatro)
RASPADURA DE 3 NARANJAS
1 CUCHARA DE CAFE DE LEVADURA Ó DOS RASAS

Hermana, no te pongo el tiempo,  ni la temperatura, porque eso lo ves tú, según el tipo
de horno que tengas.  Espero que os guste

Nota: Me encantan los comentarios.

HOLAAAAAAAAAAAA ¿ESTAS AHI?? TE CUENTO

QUE ES LA FELICIDAD??????

La felicidad es el espacio sin tiempo. Un encuentro inesperado. Un resultado positivo.
Mirarse al espejo y verse guapa. Que alguien te salude. Correr por el campo un día de lluvia.
Bañarte desnudo en el mar. Desayunar tarde. Quedarte en la cama, por que sí. Besar a tu chico. Abrazar a tu hijo. Recibir una carta de alguien especial. Ganar las oposiciones. Aprobar el carnet de conducir. Ver una buena obra de teatro. Una película. Es una emoción. Una sensación. Un suspiro. Un recuerdo. Una lágrima. Un sueño. Un deseo. Comer todos los días. Tener lavadora, frigo, agua caliente, calefacción.


Beber agua fresquita. Reunirte con los amigos, con tu familia, con los antiguos compañeros. Viajar. Aprender. Reír.

Pasear solo por un parque, leer un libro, escuchar música. Bailar hasta decir basta. Contar historias. Acompañar a alguien que te necesita. Ayudar. Escuchar. Comprender. Amar.

Y esto solo es el principio, hay muchos más motivos para ser felices.

¿Porque nos quejamos tanto, entonces?

Mi felicidad es poder comunicarme con vosotros. Gracias por escucharme.

18 de noviembre de 2010

Otra receta de la mia máma.

PESCADO


                                                                BONITO EN ESCABECHE

Un buen trozo de bonito en una pieza.
Aceite de oliva virgen
Una cabeza de ajos o 4 dientes gorditos.
2 Hojitas  de laurel
Unos granitos de pimienta negra.
1 cascara de naranja o de limón
Tomillo
Vinagre de vino.

El buen trozo de bonito se rehoga un poquito en aceite, después en una cacerola, que no sea de aluminio, se pone a cocer los ajos, el laurel, la pimienta, la cáscara de naranja o de limón y el tomillo.
Cuando haya hervido un rato le echamos el bonito, ya rehogado, sal y un poco de vinagre.
Una vez todo junto se deja dar un hervor. Se sirve frío o caliente, al gusto.

Nota: El bonito tiene que ser de calidad.

Sólo es bonito del norte el que pasa de 4 kilogramos y se captura en el Cantábrico con anzuelo.

SI NO CUMPLE ESTA CONDICIONES ES, SIMPLEMENTE , ATÚN BLANCO, ESTE PEZ SE DISTINGUE POR SU CARNE CLARA, INFILTRADA DE GRASA, QUE ES LO QUE LE DA SU SABOR INTENSO Y SUS PROPIEDADES.

En su viaje migratorio anual el Thunnus alalunga, que es como se llama científicamente al túnido conocido con los nombres de atún blanco o bonito del norte, llega a nuestras costas alimentándose en su viaje de caballas, arenques, sardinas, calamares y crustáceos. Su lomo es azul oscuro y la parte inferior de los flancos y la zona ventral blancos un tanto marfileños.

Su carne es clara casi blanca, infiltrada de grasa, que le da sabor intenso y que hace que por su composición en ácidos grasos insaturados y especialmente en omega-3, su ingesta sea muy apropiada para regular el metabolismo y del colesterol y para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Cuando este pez es capturado en nuestras costas del Cantábrico, con anzuelo y tiene peso mínimo de cuatro kilogramos, se le distingue con la marca de “ Bonito del Norte”, que se plasma en una etiqueta en la que se hace constar un distintivo de control, compuesto por la fecha de desembarco, barco en el que se capturó, equipo de inspección, puerto de desembarco y sello de Calidad Alimentaria.

Todas las recetas que vaya publicando las podreís ir encontrando en el blog dentro del
apartado "Las recetas de mi madre"

17 de noviembre de 2010

!A comer!!!!!!!!

Hoy he decidido que voy abrir un nuevo apartado para el deleite de los que quieran pasarse y copiar las ricas recetas que hacían mi  madre y las mujeres de mi familia.

Resulta que en el trastero de casa he encontrado un libro de recetas que no sabía que tenía y mira tu por donde he descubierto en el, platos que ya tenía olvidados y que me voy a poner a hacer para volver a recordar esos deliciosos momentos y para que veáis que no soy nada egoísta he decido compartirlo.

Besos y bienvenidos a la mesa

13 de noviembre de 2010

Berlanga

Mala racha para el cine español, mala racha para la imaginación, para las historias, para los directores que supieron, con todas la dificultades del mundo, plasmar la realidad de la España, de los 50, 60, 70 etc.
Se va el padre de "Bienvenido Mister Marshall", "La Vaquilla", "El Verdugo", "La Escopeta Nacional" y tantos otros títulos, que junto a su amigo Rafael Azcona tuvieron tanto éxito y recibieron tantos premios.

Lo siento de corazón, de verdad que lo siento. Para mí, era usted, un hombre con  un cinismo lleno de humor y sabiduría. Alguien que consiguió convertirme en la cinéfila que soy ahora, alguien que hizo que yo quisiera ser actriz y no morir en el intento.

Y aquí estoy, intentándolo de nuevo, luchando por encontrar al director, que como usted, me lleve de la mano y me convierta en ese personaje que nadie olvida, como el de Pepe Isbert, en el Verdugo, por ejemplo.

Gracias maestro, ojalá que allá donde estés puedas seguir haciendo lo que tanto te gusto en este mundo y que tanto nos gustó ver a nosotros, simples mortales.

!Va por usted Maestro!

BIENVENIDO MISTER MARSHALL AL CIELO


Su eterna admiradora Paula Arjona, Actriz.

12 de noviembre de 2010

ESTOY APRENDIENDO

Que  todo no puede ser como a mí me gustaría que fuera. 
Que todo llega a su debido tiempo.
Que primero hay que tener Fe en uno mismo y después en los demás.
¿Que cantidad de personas?
Que los buenos amigos se enfadan, pero siguen ahí.
Que escuchar es más importante que opinar.
Que hablar mucho de uno mismo es sinónimo de inseguridad.
Que tener miedo te paraliza.
Que rezar, da igual a quien, te relaja.
Que hacer sonreír a alguien, vale más que todo el dinero del mundo.
Que intentar que te quieran a costa de lo que sea, no es bueno.
Que querer a quien no te quiere hace sufrir.
Que amar es sano y sobretodo a uno mismo.
Que tener esperanza en los proyectos hace que salgan adelante.
Que estar sufriendo por culpa de alguien no te redime, si no que te hunde más y más.
Que hablando se entiende la gente, pero sin interrumpir al otro.
Que saber cuando un amigo quiere estar solo es señal de inteligencia.
Que saber cuando un amigo necesita de tú compañía es haber conseguido el premio Nobel.
Que escribir, por escribir frases estupendas o llenas de mensajes, no sirve para nada sino las pones en práctica.

PD: A PARTIR DE HOY VOY A SER LA MUJER MÁS FELIZ DEL MUNDO.

Hoy

Hoy he seguido con mi novela. !Que bien suena!

10 de noviembre de 2010

Mi memoria

Hoy me he vuelto a dar cuenta que mi memoria falla.
!Si! Falla, vamos que se me va la olla.
Me acuerdo que mi madre me decía: "Por mi camino pasarás, sino mal te veo". Y eso lo decía cuando yo la recriminaba por algo que había olvidado y yo ya le había advertido.
"Y sino mal te veo". Pues sí, madre, aquí estoy pasando la racha del despiste, el olvido, la duda y la incertidumbre. Fíjate madre, te voy a contar una anécdota que me paso el otro día con tu nieta Virginia.
Vino a cenar y yo la hice huevos rellenos, esos que a ti también te gustaban y a mí me salen tan ricos.
Virginia se puso un buen plato y ceno muy requetebien y yo, te puedes imaginar, contentísima viéndola disfrutar.
Como ya habíamos terminado, me  levante y guarde los huevos en la nevera para que no se estropearan, cuando volví de la cocina, tu nieta me dijo: "Mamá ponme otro huevo, por favor". Y allá que fui yo, más contenta que unas pascuas a servirle su huevo, cosa que hice.
Pasado un tiempo, corto, muy cortito, fui hacer no se que más y no me digas porque, fui a la nevera saque la bandeja de los huevos y fui a ponerle otro a tu nieta.
¿Peró, mamá, que haces? Me pregunto . "Pues ponerte el huevo que me habías pedido"
"Mama, si ya me lo has puesto y ya me lo he comido".
Yo para salir del atolladero conteste: "Hija es que comes muy deprisa y pensé que no te lo había puesto."
Madre, que razón tenías: "Por mi camino pasarás y sino mal te veo".
Claro que lo de menos es lo del huevo, lo peor ha sido lo de hoy, pero eso no hace falta que te lo cuente, ya lo sabes tú, porque no he parado de mirar al cielo buscando respuestas a mi olvido. Y si tienes dudas preguntaselas a tu nieta Paula.
Un beso madre y gracias por el consejo.
Pd: Intento estar bien en estos momentos.

6 de noviembre de 2010

¿Y ahora que?


Llevo años reinventándome, esculpiéndome, quitando lo que sobra y añadiendo lo que falta.
Y cuando ya parece que la escultura esta completa y todo el mundo la mira con cara de: 
 !Qué bien está!;  pues hay algo que te dice, que falta algo más.
La miras desde lejos, te acercas, incluso hueles por si es el olor el que habría que cambiar y a pesar de todo eso, no ves nada, no oyes nada y te acercas de nuevo y la abrazas y entonces percibes una especie de temblor en el interior de la estatua que es tu vida y ves que si hay cosas que están faltando y la abres y escudriñas dentro de que material esta hecha y la tocas y la hueles otra vez.
Y al final encuentras lo mismo, carne y hueso. Tú carne y tú hueso. Mi carne y mi hueso. Y entonces empiezo a preguntarme de nuevo: ¿Y ahora que?
Nadie contesta a tu requerimiento, pero nadie contesta porque nadie sabe lo que ocurre dentro de  la escultura de cada uno de nosotros. Nadie sabe cual es nuestro verdadero rostro.
Mi rostro, mis deseos, mis anhelos, mis ansias, mis, mis, mis......... Porque yo tampoco las sé y las debo volver a buscar. Vuelvo a esculpir mi estatua, pero desde los hierros que la sujetan, quitando trozos de yeso que no necesito y que no me dejan esculpir bellamente mi rostro, mi cuerpo y sobretodo  mi alma.
Y en esas estoy reinventándome de nuevo, cada día, a base de silencios, llanto, conversaciones, alegrías, miedos y sobretodo ganas de vivir.
¿Y ahora que? !Lo de siempre! !Lo de siempre! Empezar de nuevo. En ello estoy.

2 de noviembre de 2010

Para Pon, Ramiro y Héctor

Hace unas semanas pasamos por Valencia para encontrarnos, de nuevo, con nuestros amigos, Susana, Ramiro y el pequeño Héctor. Y de aquella reunión surgieron estas fotos y algo mucho más importante.
  Saber que tienes unos amigos incondicionales que están deseando estar contigo, que te apoyan, que te aplauden y que te demuestran en todo momento que son sinceros.





Gracias chicos por vuestra amistad. Espero que os gusten las fotos. Un beso