15 de abril de 2011

MANOLO

  • 11 de Abril 2011
  • Manolo

Isabel nos pidió que todos los días escribiéramos, en pocas líneas, cosas que pasaran ante nuestros ojos; pero hoy 11 de abril me viene a la memoria una persona que, por desgracia, falleció hace tiempo. Se llamaba Manolo González de Aguilar y  Fernández de Bobadilla y fue mi suegro.
La vida se le fue en 40 días, antes de que  llegara la Semana Santa. Un coche le embistió como solo lo hace un Mihura al maestro, en el coso. A él fue en la calle Jorge Juan esquina a Príncipe de Vergara, antigua General Mola. Y lo atropello por su culpa, según dijo un juez. Y el hombre vivió un calvario hasta que llego el 11 de abril de 1977 y se fue sin poder decir nada durante todo ese tiempo.
Su calvario principal no fue en si el accidente, ni todas las perrerías que le hicieron en el Gregorio Marañón, no que va, su calvario fue no podernos contar como había sido el accidente. A él que, como buen gaditano, le gustaba contar las cosas aderezándolas con mantilla, abanico y pandereta. Nos miraba e intentaba con sus ojos contarnos lo que había vivido y a veces, las menos, esbozaba una sonrisa y como podía nos hacía un corte de manga, como diciendo: ¡Joderse que no os vais a enterar de lo que ha pasao!
Últimamente estoy pensando ir al programa ese donde sale una médium inglesa, que dice que habla con los espíritus, a ver si consigue contactar con Manolo y le cuenta como fue la cosa. Claro, que en ingles no creo yo que. ¡Lo dicho Manolo, descansa en paz y si puedes, escríbenos a través de esa señora y ya vemos si nos llega! Un beso y hasta siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario