15 de abril de 2011

LOS GATOS DEL BARRIO

12 de abril 2011
Los gatos

Como casi todos los días, he salido temprano de casa para darme un paseo por el parque. Hoy hacia fresco y no había tanta gente como en otras ocasiones, aunque tampoco es que se llene por las mañanas.
Me gusta pasear a esas horas en las que todo el mundo va con prisas. Los miro y sonrío, porque yo ya no tengo que hacerlo. Me han prejubilado y según dicen por ahí, tengo todo el tiempo del mundo.

                Esta mañana he hecho un recorrido distinto, me apetecía ver que se movía al otro lado del parque y mira tú por donde fue toda una sorpresa. Allí estaban,  cerca del gran arbusto, 4 gatitos, maullando con fuerza, llamando a su mamá. Mire a un lado y a otro, porque por experiencia sé que una gata recién parida es una autentica fiera. No parecía haber nada que resultara peligroso. Me acerque y les acaricie. Estaban sucios, llenos de tierra y todavía tenían el cordón umbilical colgando. Eran preciosos y se les veía fuertes y sanos.
                Pasado un rato apareció uno de los jardineros del parque y mirándome fijamente va y me dice: ¿Se los va a llevar, señora?
-¡No! Contesté yo algo perpleja. ¿Por qué lo dice? Pregunté  con curiosidad.
-Mire, es que si no se los lleva los tengo que matar. Ya hay demasiados gatos por la zona, son ordenes.
                Los cuatro gatitos maullaban con más fuerza, si cabe, y yo sentí que las piernas me temblaban.
¿Y su madre? Dije tímidamente.
¿La gata? Muerta, estaba muerta cuando los encontré. Era vieja.
No lo dude dos veces: ¡Pues sí, me los llevo, me los llevo! Y me los lleve.
                Ahora están en casa metidos en una caja llena de papel de periódico y tienen como guardián a mi viejo gato Pitu, que de vez cuando coge uno y lo lame hasta dejarlo medio zumbado.  Ya he puesto un anuncio en Internet y parece ser que dentro de nada todos van a tener familia.
¿Por qué cambie de ruta ese día? Me pregunto una y otra vez…..



No hay comentarios:

Publicar un comentario